viernes, 2 de diciembre de 2016

AMALIA IGLESIAS: LA SED DEL RÍO























diez poemas del libro

 POÉTICA DE LOS CUATRO ELEMENTOS

No describir el fuego
sino hacer
que arda en el poema.

No decir el agua
sino saciar la sed
en cada verso del poema.

No definir el aire
sino sentir el aliento
que alguien respira en el poema.

No descifrar la tierra
sino enterrarse
y brotar en el poema.


DECIR UNA GUERRA

No se oxidan las latas de conserva
en los gabanes de los soldados muertos.

Alguien escondido en la despensa
raciona el azúcar a los niños,
sigue encendida la hoguera donde arden las cosas de la casa.

Apenas quedan pedazos memorables,
sus labios dicen palabras como estraperlo,
pólvora, racionamiento, maquis, milicianos.

Las trincheras casi intactas más arriba del monte,
círculos de piedra sobre piedra,
parecen restos de crómlech o improvisadas cabañas infantiles
y más lejos un campo de regaliz, retamas, manzanillas
y grandes serpientes plegadas como una bola,
uróboros deslizándose por las linderas.

Escondidos en la cueva,
escucharon durante horas aullar al perro sobre una tumba.
La figura del santo atravesaba los pastizales
para cambiar de bando cada noche.
En El Dueso un hombre con los dedos mutilados
gritó su nombre para llevarlo a fusilar,
pero los presos dijeron que ya no estaba.

Muchos años después
quedaban leyendas de tesoros abandonados en la huida,
polvorines enterrados en lugares secretos,
casas en ruinas, y campos de cultivo regados de metralla.

Alguien sembró patatas a oscuras en un rincón del huerto,
alguien las desenterró pocas horas después.
A escondidas robaban el arroz a las gallinas.
El pan era muy negro.
Se alimentaba de cortezas de naranja.
Cómo perdura el hambre en la memoria.


A SALVO EN LAS COLINAS

El prado, el paraíso, el sol poniente,
las llamas de la infancia en el centeno,
las formas que resuelven nuestros pasos
en torbellino de universo y sus detalles.

Todo es pasar despacio en la espesura,
esquivar el barro y la maleza,
esa lluvia de abril que nos abre los ojos,
de par en par memoria en su intemperie.

Para que nada estorbe la canción de la cima
vienen después pájaros de la tarde
con la luz ceñida en su sosiego,
viene impaciencia de tierra
a rezar su silencio a nuestro lado.

Todo el tiempo del mundo
anuncia un interior
de náufrago que espera.

Hoy es tarde todavía
y no se ha roto la canción que nos quedaba.


MARINA SIN MAR

Cae la tarde al vértigo del día inacabado.
He venido hasta el centro de la presa sin agua.
En el limo del fondo puedo escribir tu nombre
de Marina sin mar.

Nunca sabrán las olas
cómo baja la niebla por los pastizales
y se posa en la arcilla de la luz de anteayer
más despacio en sus grietas.

El viento juega con los posos del pasado
la dulce letanía de aquella tierrra intacta.
Por el rastro de la sangre…
los mismo brezos al borde del camino
recuerdan que mis brazos eran niños entonces.

Otra vez se hace tarde.
En las encrucijadas de corazón
huele a bosque mojado
para que nunca olvide mi cuna de madera
y tus manos perfumadas de orégano,
de arándano, de canela en flor.

Hoy camino contigo
por las linderas de Somonte
Todavía el viento desata tu pañuelo
antes de bajar a posarse en vuestras tumbas.


A LA DERIVA

Brotaban peces aturdidos
bajo el golpe de maza del cantero.

Flotaban sus cuerpos
con un brillo de plata en la corriente.

Los cangrejos apretaban sus pinzas
en los vestidos blancos.

Ahora son otros los cuerpos que vienen en la noche
flotando a la deriva.
Cuando llegan al mar
nadie sabe qué ríos han cruzado
los que ya nunca van a remontar
ni atravesar dos veces.


RETRATO DE MADRE CON SOMBRERO

Entonces tendrías la edad que yo ahora tengo
y eran eternidad tus treinta y tantos años.
En el azul de julio tus brazos de hierba
en lo alto del cielo, deletreando nubes.

Y nunca escaleras bastantes
para imitar el vuelo de tus venas,
Madre-selva y madriguera
y campo abierto
y techo intacto en la cima del mundo.

La voz del viento dejaba entre los chopos
la oración del verano:
aún el río murmuraba nuestros nombres,
sus años sucesivos.

Entonces tendrías la edad que yo ahora tengo,
los días de la liturgia y de la grama,
en tu cedazo las briznas del orbe.
Ya entonces yo quería escribir un libro de aforismos
solo para decir
“cribar como escribir”, “escribir como cribar”.

El resto es un cuadro de Millet o Van Gogh,
la luz de los trigales para siempre estrellada
y tus brazos de entonces incendiados de espigas.

Por las montañas aún regresan al alba
segadores de sombras.

TIERRA DE NADIE

Después de todo
ni tú ni yo somos de aquí.

Nadie puede medir el espacio
que desalojan nuestros pasos
ni dictar a qué patria pertenecen.

No hay puertas ni fronteras
en la complicidad del tiempo que te abraza,
el aire que respiras made in tierra
entra y sale de todos los pulmones.

No podrán levantar barricadas en los labios
ni poner concertinas en las voces.

5 VECES NIEVE

Diré cinco veces nieve
antes de pronunciar tu nombre en vano.
Recogeré la luz,
apaciguada en su asombro,
nubes derramadas a pedazos de cielo.

Para amasar despacio su limadura de labios y de versos,
diré nieve,
hilo y velo,
donde soñar nuestro ártico
antes de que se desvanezca
la fugaz glaciación,
la fiebre del abrazo.

Como el deshielo desnuda las raíces
en el silencio de un bosque,
vuelve a brotar intacto
el impulso primero de empezar a quererte.
Sueños polares,
tus prendas de amanecer
contra el cansancio de lo efímero.

Trazos cuerpo a cuerpo
sus copos aterrizan sin red
cerca del corazón
y su belleza no deja cicatrices.

No importa si lejano,
tu crepúsculo celta fermenta un sol
que espera hacia el verano, sus garabatos escriben
trizas de fuego
para cambiar de hemisferio.


CAMBIO CLIMÁTICO

Dicen que ya no llueve cuando toca
ni escampa a su debido tiempo.

El río se evapora y emigra para siempre,
las nubes guardan gotas frías,
proyectan inundaciones y huracanes.
Crecen agujeros negros
que incuban el centro de la nada.

Dicen que se deshacen los polos y se desbordan los mares,
y bajo sus fondos marinos habitan extrañas criaturas,
gambas gigantes y medusas,
anémonas de mar y arañas acuáticas.

Las hojas ya no saben cuándo dejarse caer
y los pájaros han comenzado en regreso sin acabar de irse.

Dicen que hará calor.
Donde sembramos manantiales de arena y de ceniza
sólo nos queda cosechar desiertos.


LA SED DEL RÍO

IX

La sed del río,
el poema de ser
contracorriente.
El labio atado
a su pequeña memoria,
entre delta y manantial, su torbellino.

Sus voces
no dejan de correr
por todas las páginas en blanco.



martes, 22 de noviembre de 2016

Blas de Otero: fieramente humano




Blas de Otero: fieramente humano

José Fernández de la Sota & Amalia Iglesias









ERNEST LLUCH K.E. 
22 NOV 2016 / 19:3 
LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO
En castellano



Los poetas José Fernández de la Sota y Amalia Iglesias mantendrán un coloquio seguido de una lectura de poemas en torno a Blas de Otero. Nacido en 1916 en Bilbao, Blas de Otero es uno de los poetas mayores de la posguerra y la segunda mitad del siglo XX. Su poesía experimentó una evolución del existencialismo a la poesía social, con libros esenciales como Ángel fieramente humano o Pido la paz y la palabra.



Moderador: José Ángel Ascunce.



Salón de actos (entrada junto a la puerta 8 de acceso al estadio de Anoeta).



José Fernández de la Sota eta Amalia Iglesias poetak solasean arituko dira Blas de Oteroren inguruan. José Ángel Ascunce izango dute moderatzaile. Solasaren ostean bi poetek irakurketa batekin itxiko dute jarduera.
1916an jaioa, Blas de Otero gerraostekoa ez ezik, XX. mendeko bigarren zatiko poeta nagusienetakoa da ere. Bere poesiak existentzialismotik gizarte-poesiarako bidea egin zuen, bietan Ángel fieramente humano edo Pido la paz y la palabra bezelakoak ezinbesteko liburuak lortuz.

Areto nagusia (Anoeta estadioko sarrerako 8. ate ondoan).

miércoles, 9 de noviembre de 2016

QUE VIENE EL LOBO






















Ganador del I Premio de poesía Nicanor Parra, el libro de Itziar Mínguez Arnaiz fue publicado en la primavera de 2016 en la colección Siltolá Poesía.

En el blog Arrebatos Líricos pueden leerse algunos poemas del libro.

domingo, 6 de noviembre de 2016

DIÁ DE ÁNGELA FIGUERA 2016



























Ángela Figuera Aymerich nació en Bilbao el 30 de octubre de 1902 y murió en Madrid el 2 de abril de 1984.

Este año, BIDEBARRIETA KULTURGUNEA ha conmemorado su nacimiento el día 2 de noviembre con una conferencia de Joxerra Zabala, Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Deusto, titulada  De poetas y artistas en la obra de Ángela Figuera
y una lectura de poemas a cargo de Poetalia

Más información en 




Angela Figuera: PRINCIPIO Y FIN
(EN LA MUERTE DE MI MADRE)
Del libro Vispera de la Vida (1953)

Ya tengo mi raíz bajo la tierra.
Un poco muerta ya contigo, madre,
hay algo de mi vida que se pudre
contigo, con tus huesos delicados,
con tus azules venas, con tu vientre
que cóncavo sufrió dándome forma.
En la ignorancia, madre, no en pecado
me hiciste tú como la vida brota.
Como la carne crece y se divide
en el sagrado centro de la hembra.
Pequeña y débil fuiste. Te pesaba
un hijo tras de otro en el regazo
con un humilde asombro de mirarte
continuamente llena y frutecida.

Y yo salí de ti con otra fuerza.
Con una ardiente audacia de preguntas
que tú jamás te habías formulado
cuando la vida se te daba en júbilo
o te acosaba en duro sufrimiento.
Que no estaban siquiera en la terrible
angustia suplicante de tus ojos
que sólo me pedían una tregua,
un imposible alivio
a ese dolor, a ese infinito miedo
de bestezuela en cepo sin huida
con que la muerte, madre, te llegaba.

Yo te veía ir. Sin retenerte.
Sin ayudarte. Nadie puede hacerlo
en esa hora. Todos vamos solos
a nuestra propia destrucción. No pude,
no pude acompañarte, madre mía,
poner seguridad en tu camino
ni sonreírte desde el otro lado
de la pesada puerta silenciosa
que un día se nos abre bruscamente,
siempre hacia afuera, nunca hacia el retorno.

Y tuve que soltar, fría, indefensa,
tu mano que a la mía se acogía
mendiga de un calor y una esperanza
que habían desertado de tu sangre.
Yo sé que confiabas, suponiendo
en mí una vaga omnipotencia, un algo
capaz de sostenerte. Y yo tan solo
sentía una blandísima ternura,
una tremenda compasión inútil
por tu absoluto, enorme desamparo.
Y nada pude hacer. Ni tan siquiera
quedarme junto a ti. Te me pusiste
horriblemente lejos. Separada.
Ajena. Casi hostil en tu misterio.
Indescifrable en tu quietud. Ahora
eso de mí que estaba en tus entrañas,
que fue principio mío y persistía

en tu secreta intimidad, se pudre
contigo –mi raíz– o acaso vive
como un tallo profundo, recatado,
en tierra que tú abonas aguardándome.

jueves, 13 de octubre de 2016

ADONIS en Bilbao - BILBAOPOESÍA el festival poético de Bilbao



DÍA 13 de octubre de 2016
JUEVES
19.30
biblioteca de bidebarrieta

Está en Bilbao el poeta sirio Adonis
presentado por Jean-André Viala
(director del Instituto Francés en la villa)

Lectura de poemas
(La versión en castellano será leida por José Fernández de la Sota)

Entrada: 2 euros

domingo, 18 de septiembre de 2016

Jornadas POESÍA VASCA BBK























19 de septiembre, 20:00: 
Bernardo Atxaga: 
El Diccionario de Piedra – Harriaren Hiztegia

20 de septiembre, 19:00: 

Recital: Marina Pérez – Los Ónices De Onán.

Amalia Iglesias, Rafael Martínez y José Fernández De La Sota: Luz En El Corazón. Recordando A Pablo González De Langarika.
Proyección audiovisual: Carmen Isasi: Del corazón cansado.

21 de septiembre, 20:00:
Rafael Berrio: Epígrafes
Concierto

22 de septiembre, 20:00:
Antonio Gamoneda: Pasión de la mirada

23 de septiembre, 19:00:
Grupo Orphenica Lyra: Los ojos de la iguana.
Juan Carlos Mestre y Manuel Madrid: 
Poemas al viento
Proyección audiovisual: Miguel Cuadrado: Pablo en voz propia.

ENTRADA GRATUITA HASTA COMPLETAR AFORO

viernes, 25 de marzo de 2016

BLAS DE OTERO: BIOTZ-BEGIETAN

Ahora
voy a contar la historia de mi vida
en un abecedario ceniciento.
El país de los ricos rodeando mi cintura

y todo lo demás. Escribo y callo.
Yo nací de repente, no recuerdo
si era sol o era lluvia o era jueves.
Manos de lana me enredaron, madre.

Madeja arrebatada de tus brazos
blancos, hoy me contemplo como un ciego,
oigo tus pasos en la niebla, vienen
a enhebrarme la vida destrozada.

Aquellos hombres me abrasaron, hablo
del hielo aquel de luto atormentado,
la derrota del niño y su caligrafía
triste, trémula flor desfigurada.

Madre, no me mandes más a coger miedo
y frío ante un pupitre con estampas.
Tú enciendes la verdad como una lágrima,
dame la mano, guárdame
en tu armario de luna y de manteles.

Esto es Madrid, me han dicho unas mujeres
arrodilladas en sus delantales,
este es el sitio
donde enterraron un gran ramo verde
y donde está mi sangre reclinada.

Días de hambre, escándalos de hambre,
misteriosas sandalias
aliándose a las sombras del romero
y el laurel asesino. Escribo y callo.

Aquí junté la letra a la palabra,
la palabra al papel.
                               Y esto es París,
me dijeron los ángeles, la gente
lo repetía, esto es París. Peut-être,
allí sufrí las iras del espíritu

y tomé ejemplo de la torre Eiffel.

Esta es la historia de mi vida,
dije, y tampoco era. Escribo y callo.

–BLAS DE OTERO–

martes, 22 de marzo de 2016

HISTORIA (CASI) DE MI VIDA: Centenario de Blas de Otero y Día Mundial de la Poesía

Texto alterntivo





Historia (casi) de mi vida

El 21 de marzo, día mundial de la poesía, se celebró en Bilbao (este año 2016 en que se han cumplido 100 años del nacimiento de Blas de Otero) con un espectáculo teatral ideado y dirigido por Ramón Barea
con el asesoramiento de José Fernández de la Sota

La obra teatral está basada en el libro Historia (casi) de mi vida, en el que Blas de Otero nos lleva por una serie de capítulos fundamentales de su historia personal. El espectáculo se ha hecho con los actores Felipe Loza, José Luis Esteban, Mikel Losada e Irene Bau. La música y la escenografía son del dibujante, músico y crítico de jazz, Naiel Ibarrola.

Se escenificó esta obra (por primera vez) en el auditorio del centro cultural Azkuna (Alhóndiga) a las ocho de la tarde, con la presencia, entre el público, de Sabina de la Cruz.


Aquí reproducimos un texto de Blas que es en sí mismo una pequeña historia (casi) de su vida





COMO HICE YO


Me mandaron al colegio, primero al de María de Maeztu y luego a los jesuitas.
Mademoiselle Isabel me desató la lengua, y poco más.
Después vine a Madrid y estudié en la calle de Atocha con jarroncito de porcelana como todo el mundo sabe.
Luego volví a Bilbao y me pasaba el día estudiando Derecho Romano y después Derecho Mercantil.
Y entretanto iba leyendo y leyendo, y seguía leyendo por mi cuenta, y me quedaba leyendo.
Se puede decir que estoy al día.
Ha llegado pues el momento de interrogarme acerca de algunos hechos que desconozco, de algunos aspectos que permanecen más o menos impenetrables.
He ido al cine y he salido con la sensación momentánea de haber vislumbrado algo distinto.
He viajado mucho, he oído conversar en ruso, en francés, en chino, en euskera, en sueco y en leonés.
Me he adentrado por la física moderna y he llegado a la conclusión de que Einstein es un buen chico.
He desayunado.
He hecho el amor de diversas maneras, y el desamor con absoluta monotonía.
Ahora pregunto.
Cuándo veré a Latinoamérica al lado de Cuba, a todo lo largo del malecón.
Cuándo se levantarán nuevas barricadas en el barrio Latino y surgirá el Saint Antoin del silgo XX.
Cuándo cataplasmas.
Quién me habla por la noche, quién derrama la luz sobre los campos, quién compra.
Diversos enigmas se siguen ofreciendo a la inquietud del hombre, así que aquí mismo fecho y firmo y el que venga detrás que siga adelante como hice yo.





domingo, 20 de marzo de 2016

BAJO EL LIGERO PESO DE LA NIEVE: El último libro de Pablo González de Langarika


Bajo el ligero peso de la nieve
el corazón trasciende su tamaño:
espina que en la rosa brinda el daño
no estimará en la mano el roce aleve.

Bajo el ligero peso de la nieve
la plenitud del sol abre el escaño
en que la soledad –libre de engaño–
te ha de mostrar lo eterno de lo breve.

Bajo el ligero peso de la nieve
un verso asoma en luz y en su medida,
cercado por el frío, avanza, avanza

pendiente de la corza que se mueve
a pesar de la helada y la temida
fraternidad desnuda de esperanza.

  –Pablo González de Langarika–



Pablo González de Langarika y José Fernández
 de la Sota durante un viaje a Córcega en 2007



sábado, 19 de marzo de 2016

HA MUERTO PABLO GONZÁLEZ DE LANGARIKA


Pablo González de Langarika en Córcega en 2007
La noche del 17 de marzo de 2016 murió en Bilbao Pablo González de Langarika, que había venido al mundo en esta misma villa un 9 de febrero de 1947. Pudo haber vivido más tiempo, pero vivó mucho en el trabajo, la familia, la amistad y la poesía (es decir, el curro, sus dificultades y su compañerismo, los hijos y los nietos, los camaradas de versos, de duelos y de celebraciones). Tardes en el Iruña, La Granja o La Concordia, noches en el Casco Viejo, conversaciones, cenas, viajes, encuentros... Al hombre sociable y cordial que era Pablo la poesía le sirvió para salir más al mundo, para ampliar su vida, su experiencia, su conocimiento de la humanidad. A finales de los años 70, en una época inquieta marcada por las preocupaciones sociales y el cambio político, Pablo era un joven trabajador industrial con inquietudes culturales y políticas que participó en la fundación del colectivo Poetas por su Pueblo, del que nacería la revista Zurgai. Durante más de treinta años sostuvo con su trabajo y su empeño la publicación. En los últimos tiempos estaba más volcado en su propia obra, pero cuando le llegó la muerte trabajaba en un número de Zurgai dedicado a la poesía joven. Tenía una oficina cerca de casa a la que podía desplazarse a pesar de sus problemas de movilidad, una oficina con el archivo de la revista, un ordenador y un teléfono, a donde iba cada día después de jubilarse de su trabajo en la industria. Colaboraba también con Bidebarrieta Kulturgunea en la organización de actividades en la Biblioteca de Bidebarrieta y coordinaba las Jornadas poéticas de la sala BBK. Cuando todavía no existía la Semana de la Poesía de Bilbao, festival literario auspiciado por el Ayuntamiento de Bilbao, era la revista Zurgai la que nos traía figuras de la talla de Antonio Gamoneda, con el que Pablo llegó a tener una gran amistad, o José Manuel Caballero Bonald, al que dedicó un monográfico en 2007. Publicó poemas y traducciones al castellano de Bitoriano Gandiaga,  Luigi Anselmi, Bernardo Atxaga o Itxaro Borda para que los pudiéramos leer quienes no dominamos el euskera. En la historia oficial de Zurgai se distiguen dos periodos: el primigenio que llega hasta 1989 bajo el espíritu del activismo y del grupo Poetas por su pueblo (las figuras más destacadas del grupo en ese tiempo son Gontzal Diez y Amalia Iglesias), y el que empieza en ese año, cuando la revista entra en crisis y Pablo asume la dirección, consiguiendo el patrocinio de la Diputación Foral de Bizkaia y el asesoramiento experto de Juan José Lanz Rivera, quien le ayudará a coordinar importantes números monográficos. Otro de sus grandes colaboradores y amigos ha sido José Fernández de la Sota, quien afirma que "nadie ha hecho más por la poesía, no sólo en Bilbao, sino en el País Vasco, que Pablo González de Langarika". El último libro de poemas de Pablo, editado en Bilbao por El gallo de oro, fue presentado en la sala de Bidebarrieta en 28 de enero de 2016 por José Fernández de la Sota. En una entrada aparte de este blog dedicada al libro adjuntamos el texto de presentación.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Homenaje a Blas de Otero EN SU CENTENARIO Revista de prensa



Estatua de Blas de Otero en la calle Egaña en Bilbao
Blas de Otero es un poeta universal que fue (que es) de Bilbao, nuestro y de todos. Lo mismo que otros poetas de su talla, convirtió el mapa de su vida en un mapa de lo humano, donde los nombres de los lugares coincidían con las etapas de su biografía dispersa por el mundo pero también con los paisajes emocionales de la vida íntima y de la historia. En su obra la ciudad era Madrid, París, La Habana... Pero sobre todo Bilbao. 
Entre los poderes de metamorfosis del arte literario, basados en redes muy anteriores a las redes de fibra óptica, se cuentan los ensanchamientos y las reducciones que trazan una y otra vez el camino de vuelta entre la realidad y la ficción, lo concreto y lo simbólico, lo colectivo y lo individual (esto último más generalmente humano aún que lo social en su sustrato psicológico-biológico). La transformación de lo concreto y local en universal y simbólico a través del arte es especialmente notable en poetas como Blas de Otero, que creó un territorio al que puso su nombre, un personaje poético que era él mismo y una voz poética que tenía su nombre y apellidos. Con los materiales de su vida hizo su obra. Es lo que suelen hacer los poetas, pero es verdad que de unos autores a otros los materiales varían mucho en cantidad y en calidad, en concreción y en relevancia, aunque esta última casi siempre viene dada por la forma, la forma poética.  Blas de Otero nos dejó, bajo el rótulo de su nombre y los pasos fundamentales de la experiencia individual, el registro poético de su tiempo, una cuña en los anillos de la madera viva de las generaciones.
Blas de Otero es, como se ha encargado de recalcar José Fernández de la Sota, uno de los grandes poetas de la literatura escrita en español. Era un poeta vasco que escribía "en castellano". Era un poeta de Bilbao que escribía para el mundo hispánico, para la humanidad, para el ser humano.
Por eso el Ayuntamiento de Bilbao ha conmemorado el centenario de su nacimiento y lo ha celebrado con diversos actos que la prensa se ha encargado de describir y recoger, junto con información (más o menos acertada) y valoraciones (más o menos fundamentada) sobre el poeta, su obra y su significado.
Uno de los errores que se cometen en la prensa más frecuentemente es reducir a Blas de Otero a una sola de sus facetas: la de poeta social, por ejemplo. (Sí, es muy importante esa faceta, pero la obra de Blas no se reduce a una faceta, salvo que esto de "social" lo veamos en el sentido más amplio posible. Y ya sabemos que no suele ser el caso). El pecado de reducir un personaje a su estereotipo suele  deberse a características propias del género o los géneros periodísticos:  la falta de espacio o la necesidad de elegir rápidamente un rasgo que poner en plrimer plano.. Otros errores tienen más que ver con la prensa de nuestros días: la falta de especialización, el desprecio de la cultura y de la especialización cultural, la rapidez vertiginosa de los plazos, la ruptura de la cadena de transmisión de conocimiento mediante el contacto entre generaciones, que no puede ser suplida por el aprendizaje académico (pensemos en todos los planes de jubilaciones anticipadas que se han llevado adelante en la prensa mientras por otro lado se presiona a la población para que extienda su vida laboral, culpabilizando al trabajador en un contexto en el que trabajar es con frecuencia imposible).  No hay nada como enviar a un becario educado en el sensacionalismo y el amarillismo  a hacer un reportaje sobre un poeta como Blas de Otero para conseguir una ensalada de despropósitos, vacíos flagrantes, patinazos e interpretaciones incorrectas. 
No es el caso de ninguna de las noticias que enlazamos aqui, buenos trabajos periodísticos, correctos y fieles a hechos y declaraciones. Llama la atención que en uno de ellos, por lo demás excelente, se utiliza "rapsoda" como sinónimo de "poeta". Esto nos señala el carácter marginal de la poesía en nuestra sociedad y en los medios de comunicación de nuestro tiempo.



Celebración del centenario del nacimiento de Blas de Otero

La noticia en la prensa


ABC    Blas de Otero: en el centenario de uno de los mayores poetas españoles e intérpretes del siglo XX 


DIARIO EL PAÍS   Los versos de Blas de Otero resuenan en Bilbao en el centenario del poeta

NOTICIAS DE GIPUZKOA  Los versos de Blas de Otero resuenan en el centenario del poeta

 CRÓNICA GLOBAL    Centenario del nacimiento de Blas de Otero

 LA VANGUARDIA  Bilbao celebra el centenario de nacimiento de Blas de Otero

NOTICIAS DE ÁLAVA  Blas de Otero, traducido al euskera por primera vez para celebrar su centenario





martes, 15 de marzo de 2016

CENTENARIO DE BLAS DE OTERO: PRESENTACIÓN DEL LIBRO HISTORIAS FINGIDAS Y VERDADERAS, ISTORIOAK, ALEGIAZKOAK, NAHIZ EGIAZKOAK


Al cumplirse 100 años del nacimiento en Bilbao de Blas de Otero se ha traducido uno de sus libros al euskera para hacer una edición bilingüe que se presenta en la Biblioteca de Bidebarrieta a las siete y media de la tarde, con la intervención del propio traductor, Andrés Urrutia, presidente de Euskaltzaindia, y de los poetas Bernardo Atxaga y Joan Margarit. Otro poeta, José Fernández de la Sota, ha participado en el homenaje que se rinde Blas de Otero frente a su estatua de la calle Egaña por la mañana y estará también presente en el acto de la tarde. 

 Esta edición especial de Historias fingidas y verdaderas, de la que se ha encargado la editorial EL GALLO DE ORO, va acompañada de dos textos introductorios, uno de Sabina de la Cruz, presidenta de la Fundación Blas de Otero, y otro del poeta andaluz José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, 1926), Premio Cervantes 2013, que evoca los días de La Habana, “donde estuvimos viéndonos justo cuando él escribía este libro inextinguible y hermoso”. Y dice también Bonald que  "aunque el tono general de Historias fingidas y verdaderas se impregne a veces de la explícita nitidez de la prosa, lo que el autor explica, disecciona, interpreta, está rigurosamente instalado en la poesía”.


CAMINOS

Despues de tanto andar, paré en el centro
de la vida: miraba los caminos
largos, atrás; los soles diamantinos,
las lunas plateadas, la luz dentro.

Paré y miré. Saliéronme al encuentro
los días y los años: cien destinos
unidos por mis pasos peregrinos,
embridados y ahondados desde adentro.

Cobré más libertad en la llanura,
más libertad sobre la nieve pura,
más libertad bajo el otoño grave.

Y me eché a caminar, ahondando el paso
hacia la luz dorada del ocaso,
mientras cantaba, levemente, un ave.

                       –Blas de Otero–



viernes, 26 de febrero de 2016

Julian Borao: Cuestión de suerte


Cuestión de suerte es el título del libro del que sale la siguiente selección de poemas y es también el nombre del BLOG DE JULIÁN BORAO

Cuestion de suerte:diez poemas













Julian Borao: Cuestión de suerte. Ediciones Vitrubio. Madrid, 2015.

Julian Borao nació en Bilbao en 1955. Es licenciado en Filosofía y Letras, profesor de Lengua Castellana, Lengua Francesa y Geografía e Historia. Fundó las Noches Poéticas de Bilbao, que actualmente preside. Cuestión de suerte es su primer libro de poesía publicado.

Toca la imagen de la portada para abrir un documento con diez poemas del libro




jueves, 11 de febrero de 2016

En Bilbao, LA LOCURA DEL CIELO


A las SIETE Y MEDIA en la Biblioteca Municipal de Bidebarrieta, (C/Bidebarrieta, 4), de Bilbao, se presenta "LA LOCURA DEL CIELO", un extraordinario libro de poemas de CARLOS AURTENETXE. Intervienen: el propio autor, el narrador y poeta José Fernández de la Sota y el editor y también poeta Juan Manuel Uría.

http://www.bilbao.net/cs/Satellite?c=BIO_Noticia_FA&cid=1279150179069&language=es&pageid=3000075248&pagename=Bilbaonet%2FBIO_Noticia_FA%2FBIO_Noticia

domingo, 31 de enero de 2016

Ritxi Poo NUEVE POEMAS del libro Abajo las persianas (Madrid, Ediciones Vitrubio, 2015)


De entre los libros que nos dejó 2015 está Abajo las persianas de Ritxi Poo publicado por Ediciones Vitrubio.

Ritxi Poo nació en Portugalete en 1972. Vive en Bilbao. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto. Colabora en los ciclos de Noches Poéticas y es compositor y cantante en bandas de música como Desperfectos y Leve Rock Band.

Ritxi Poo: Abajo las persianas



















Toca la portada del libro para abrir un documento con nueve poemas






sábado, 30 de enero de 2016

ZURGAI POESÍA SIN IVA



Dos poemas publicados en el número de Zurgai POESÍA SIN IVA


 
José Luis Piquero

Dinero

Lo tuve.
Y la llave del cofre del tesoro, toda de plástico,
leal como un amor adolescente,
con su leve chasquido de sexo maquinista.
Oh, cajeros, banquetes
del siglo XXI, que no sacian,
y la hermosura de las Matemáticas.
Entonces no le hacía mucho caso.
Era tan mío como mi nariz
o mi mano derecha.
El dinero no es sucio. ¿Acaso tu mascota o tu bebé son sucios?
¡Y hacía cosas, cosas!
Prodigios cotidianos: un mago de bolsillo.
Y su música enérgica, contante,
era la melodía de un mundo hermoso y lógico.

Ya no lo tengo.
A veces noto el hueco como una amputación de lo mejor de mí.
Y es curioso haber sido tan propicio
y ya no serlo. El nombre de su ausencia
es Intemperie.
Ahora sé lo que era
el dinero: un yo perfeccionado.
Y otra cosa: un espejo en el que se miraban los demás
y era a mí a quien miraban, conmovido
de aprobación, ligero de aflicciones.
Y el mundo proseguía,
como las cosas llenas, como lo que rebosa,
mientras yo abría puertas e iba alegremente a todas partes
cantando: cuánto, cuánto, no hay problema...
 
  
 
María do Cebreiro

Hambre y poesía

El poeta era pobre y tenía un pozo de agua mansa dentro
del corazón. Para consolarse pensaba: "Tal vez no sea más
que una sopa de letras". ¿Quién empuñará la cuchara por
el mango y soplará sin pausa hasta que enfríe (siempre
estará demasiado caliente el corazón) y consolará al poeta,
de tan agujereado como está? Pero el poeta yerra.
No tiene dentro una sopa (eso no es más que otra fantasía
del hambre), sino un desierto. Igual que el de Sudán,
que Pasolini quiso describir a la manera de Homero,
como si los dedos de arena fuesen semejantes a las yemas
rosadas de la señora aurora. Y el desierto se parece más bien
a un mar de sangre que se deshace en la codicia de los dedos
de los amantes, y después de cogerlo, no hay quien lo sostenga.
Todos tenemos un precio, o eso dicen, pero siempre es mejor
que nos lo pongan otros, y pujen por los treinta y pico huesos
de la columna, y paguen por el lote completo un poco más
de lo que pagarían por un hueso de fruta o espinazo de pez.

 

sábado, 23 de enero de 2016

sábado, 26 de diciembre de 2015

Francisco Javier IRAZOKI: Orquesta de desaparecidos



Pulsa sobre la imagen para leer algunos textos 
Uno de los libros que nos ha traido el último trimestre de 2015 es esta Orquesta de desaparecidos de Francisco Javier Irazoki. Pulsando sobre la imagen de la portada, el lector puede acceder a una muestra de textos del libro y tocando (o clicando) sobre la imagen de la contraportada, accederá a la entrevista que publicó el Diario Vasco con el autor. Otros vínculos aparecen debajo de las imágenes

Diario Vasco






miércoles, 23 de septiembre de 2015

Itziar Mínguez ENCUENTROS LITERARIOS EN LA BIBLIOTECA FORAL DE BILBAO














EDWARD HOPPER
Decoraba interiores del alma
con desolados paisajes y objetos fieles
como perros que prevén
el abandono
creó el instante
la pausa
y el ensimismamiento
las personas de sus cuadros
están cargadas de razones
para sentirse
radical y felizmente
solos
un segundo antes
de rendirse
a la evidencia

(Del libro Wikipoemia, Ediciones Oblicuas, 2014)

http://www.amazon.es/Wikipoemia-Itziar-M%C3%ADnguez-Arz%C3%A1iz-ebook/dp/B00JABXYJE





lunes, 21 de septiembre de 2015

Jornadas Euskal Poesia Poesía Vasca SALA BBK BILBAO

Día 21, Poesía necesaria, Versos de hoy y de siempre
Día 22 Bernardo Atxaga y Mikel Inunziaga, Egunak ba doatzi
Día 23, Serein y Tangoché, Noches poéticas
Día 24,  Grupo Galatea , “Blues en la noche”.
Día 25, Juan Carlos Mestre y Carmen Isasi, “Antífona de otoño”




















Todos los días a las ocho de la tarde en la sala BBK, Gran Vía.

sábado, 20 de junio de 2015

SE CELEBRA EL V ANIVERSARIO DE NOCHES POÉTICAS EN BILBAO
















ENCUENTRO ESPECIAL DE NOCHES POÉTICAS  -  V ANIVERSARIO

¿DÓNDE? En el bar DOCK
¿CUÁNDO? Para conocer el programa al detalle visita la página de Noches Poéticas en FACEBOOK

"Han sido cinco años recorriendo más de treinta locales de Bilbao (y de fuera de Bilbao) y realizando más de ochenta veladas en las que hemos intentado llevar la poesía a la calle, donde la gente se reúne, difundirla y hacer que todo el mundo, no sólo los poetas, disfrute con ella. Además de poesía, en las Noches Poéticas ha habido música, monólogos, danzas, pintura, escultura, cortometrajes, etc. Nunca pensamos que aquel proyecto que iniciamos con tanta ilusión llegara donde ha llegado; y todo os lo debemos a vosotros, poetas, artistas y público en general que nos habéis apoyado siempre con vuestra generosidad.

El próximo 20 de junio, sábado, vamos a celebrar este quinto aniversario con una jornada muy especial, un encuentro poético-editorial en el que contaremos con poetas y editoriales de diferentes lugares de la geografía peninsular (Madrid, Málaga, Sevilla, Zaragoza, Lleida, Donosti, Murcia, Valencia, Vitoria, Pamplona, Valladolid, Lugo y Almería) así como de Bilbao". 


                                                                                                  
  El equipo de Noches Poéticas 

viernes, 12 de junio de 2015

CARLOS AURTENETXE

Publicado por primera vez el 26/11/2009. Puesto al día el 12 de junio de 2015. Habrá una próxima segunda puesta al día con una selección más amplia de poemas.

 
Carlos Aurtenetxe Marculeta nació en 1942 en San Sebastián, ciudad en la que ha vivido siempre. Ingeniero técnico de formación, trabajó durante años en una fábrica de Tolosa como jefe de calidad. Poeta, narrador y ensayista, empezó a publicar en 1962. Fue colaborador de las revistas literarias Kurpil y Kantil. En 1977, con el relato Los lemmings, ganó el Premio de Cuentos Ciudad de San Sebastián. 

Su primer libro de poemas salió en 1979 (Caja de silencio) en la colección "Ancia", que dirigía Jorge G. Aranguren. Por sus poemarios Pieza del templo, Figuras en el friso y Las edades de la noche, recibió los premios Ciudad de Irún (1982), Blas de Otero (1982) y Alonso de Ercilla (1983). En 1990 la Universidad del País Vasco editó el volumen Palabra perdida / Galdutako hitza (1990) que abarca veintiún poemarios escritos entre 1977 y 1989, dos de ellos originariamente en francés. Se trata de una antología, pero recoge la mayor parte de su creación poética de ese periodo.

Desde entonces ha publicado en la editorial Bermingham, de San Sebastian. 
Aquí han salido sus libros dedicados a tres grandes escultores vascos. Estos libros son:
 La casa del olvido (1999) (Eduardo Chillida)
La piedra acontecida (2000) (Jorge Oteiza)
Acanto ciego (2006) (Remigio Mendiburu

Y el poemario Los cormoranes (2002) con prólogo de Carlos Rojas.

Ha traducido al castellano dos libros del poeta Jean Mambrino

En 2012, también en Bermingham, sale Aspera llama, una antologìa poética de casi 400 páginas que abarca los años 1977 a 2006. Realizada por el propio autor y con prólogo de Patricio Hernández, esta antología es fundamental para conocer la obra de Carlos Aurtenetxe.




ENLACES

En Zurgai:
Carlos Aurtenetxe le dedica un poema a Bitoriano Gandiaga


Un artículo de Francisco Javier Irazoki sobre la poesía de Carlos Aurtenetxe
Fundación Museo Jorge Oteiza

En La Estación Azul, RTVE




OBRA POÉTICA:

- Caja de silencio, Ediciones Vascas, San Sebastián, 1979.
- Pieza del templo, Ediciones de la Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa; San Sebastián, 1983.
- Palabra perdida, Universidad del País Vasco, Leioa, 1990. (Este volumen contiene, además de sus dos primeras obras, los poemarios Figuras en el friso, Las edades de la noche, Los estuarios abandonados, Caballería de invierno, De un vano mar, Las cariátides, Canto deshabitado, Desembarco, Teoría del grito, Ikaitz, Melena de sangre, Antigua casa, L´oiseau profond, Cifra, La pierna ininterrumpida, La cuchara de sombra, Pain de la nuit, Las voces de piedra y Memoria del agua)
- La casa del olvido, Bermingham; San Sebastián, 1999. Con dibujos de Eduardo Chillida.
- Jorge Oteiza, la piedra acontecida, Bermingham, San Sebastián, 1999. Con dibujos de Jorge Oteiza.
- Los cormoranes, Bermingham, San Sebastián, 2002.
- Acanto ciego, Bermingham, San Sebastián, 2006. Con collages de Remigio Mendiburu.

- Áspera llama. Antología poética 1977 - 2006, Bermingham, San Sebastián, 2006


POEMAS



FUE PERMANENTE EL DESFILE DE LAS RUINAS


Fue permanente el desfile de las ruinas
entre nosotros
aquella garantía de las sombras
el denodado fracaso de las gargantas planetarias
el espectro lunar lamentando los animales fracasos
en aquellas aulas severísimas     en todas las montañas
se echó de menos un simple corazón
un solo sentimiento
algún contacto con lo real
de forma que no se provocase aquel desorden
aquel mirar que no cicatrizaba
Todos los locos poseyendo a las galaxias
ejerciendo su altura con lenta obscenidad
No se supo comprender parte del culto
Aquella severa sinfonía sobre la libertad
No se pudo vivir
nnn sencillamente
Bajo tanta crueldad inútil
sólo las hojas seguían sus circuitos obligados
sus éxtasis de piedra
con sus dulces compromisos
los ríos sus largos triunfos de plata y de destierro
las aves sus empeños

(Del libro Caja de silencio; Ediciones Vascas; San Sebastián, 1979)




PUERTA ENREJADA


Como toda verdad acerca de las formas y los cuerpos,
los seres y los árboles,
en esta región todo era puro indicio, toda interpretación
tan sólo conjetura,
como todo grito de amor.
Como toda ave, toda furia, toda mariposa,
fatal mezcla de vuelo, tierra, aire
y color,
aquel gesto valeroso que cae,
                                                puerta enrejada.
Al trasponer la verja todo queda apaciguado en su ser,
en su tamaño.
Pretendían razones para amar, para vivir,
para morir.
Aquí les trae Dios, la botella y el sexo,
dice el guardián del manicomio.
Aman con preservación,
acarician perros bonancibles, sudan honradamente
por las manos,
mienten, se asustan, domestican almas sudorosas,
mueren con aplicación,
llenos de seriedad y comedimiento.
                                                       
Se los llevan
en cajas al amanecer, los trasladan, los esconden.
Como en un juego de ruidos y de imágenes donde nadie gana,
dóciles, ardorosos,
chupan del dulce hueso de la muerte.
No comprendemos nada cuando, de repente, se ponen
nuestro rostro.
Igual que el César, y otras figuras de yeso, de madera
policromada,
igual que los recién nacidos,
diciendo el alba, callando el tiempo derramado,
sin alcances,
miraban en la oscuridad y veían destellos.

(Del libro Los cormoranes; Bermingham; San Sebastián, 2002)




BARRIO PERIFÉRICO AL OCASO


ligero
tonelada de almas
                            
vertedero de cumbres
bajo un azul oscuro de gritos telefónicos
cables
golondrinas muerte sólida
mira
esto es un grito en un pedazo de papel
de estraza
de esta sociedad pido reclamo mi parte inevitable
del ser
de aquella necesidad urgente haremos naceremos
todo el error de lo vivido
                                     
de lo muerto
caja de armas en ley
en frío
puesto a rodar en la pendiente un cuerpo sólido
cae
física matemática humanamente entero a la letrina
dorada
perfecta como un lazo soltado en desenlace
de este pedazo de infinito haré
lo más pequeño
de este pedazo de eternidad lo más
breve nn de este fragmento
de minimidad
lo más indeclinable de tu voz
de esta barriada de casas ilimitada que no existe
en mapa
en país alguno

y seguiré aquella traza sin fin:
la sangre
la herida de lo inacabado

(Del libro Los cormoranes; Bermingham; San Sebastián, 2002)




FRACASO

salto
pruebo a ser mi libro
disparatado
las páginas de la piedra
detrás de mí al amparo
de los bosques
 
                         lluevo
y no consigo ser la lluvia
                               
vivo
y no consigo ser la vida
                             
muero
y no consigo ser la muerte

existir
al filo de la piedra
como la noche
como la forma de los cuerpos
de la muerte
como el secreto de la luz

existir
y no ser nada de esto
nada

(Del libro Los cormoranes; Bermingham; San Sebastián, 2002)




DEL RESPLANDOR EN LAS COLUMNAS

Que un rostro resbale en los cristales,
entre las manos, es algo involuntario
que cae,
como las horas que dijiste, ligero
otoño,
lluvia atardecida en tu frente,
un nombre,
pues todo se hace tiempo
en el avance
de tu voz,
la gravedad, el riesgo, el trigo.
Amaneces.
Un resplandor en las columnas,
un rostro ardido vuelve,
silencia todo.
Y cuando dentro de unos años,
y ya no esté yo aquí,
te acerques a la orilla, y observes
esa mar tranquila
sabrás que es mi tristeza, y cuando
esa mar hirviente
sabrás que es mi tristeza que sigue,
en tu mirada:
la grave certidumbre.

(Del libro Palabra perdida; Universidad del País Vasco; Leioa, 1990)




UNA TARDE DESCENDEREMOS DE LA LUZ


Una tarde
descenderemos de la luz
con banales pretextos.
Haremos de nuestras enfermedades
hábitos de vida
ámbitos de triunfo
zonas de trabajo
y nuestros gestos se irán oscureciendo.

Ni los seres amados nos reconocerán.

(Del libro Caja de silencio; Ediciones Vascas; San Sebastián, 1979)